Noticias Torres de Alcanadre

El barranco más divertido del norte de Extremadura

Los amantes de la aventura están de enhorabuena porque en la provincia de Cáceres (Extremadura) se encuentra una de las mejores rutas para hacer barranquismo y rappel cerca de Madrid. Este lugar excepcional para generar adrenalina a tope está en el Valle del Jerte, y se le conoce con el nombre de la Garganta de los Papuos. El Papuos es en realidad un afluente del río Jerte, conocido principalmente por su preciosa estampa de cerezos floridos en primavera. El barranco está formado por rocas graníticas que han sido moldeadas durante siglos hasta conseguir un auténtico paraíso para los amantes de los deportes de riesgo.

Aventura en la Garganta de los Papuos

El recorrido por esta garganta dura aproximadamente unas 5 horas, por lo que hay que venir preparados físicamente para poder superar el reto de este barranco clasificado como de dificultad media. Pero, ¿qué nos vamos a encontrar en este recorrido?

Todo el entorno que rodea a la garganta es de una belleza excepcional, de ahí que fuese declarada reserva natural y zona protegida. Si sobrevoláramos la zona, toda ella está plagada de cascadas y pequeños saltos de agua a lo largo de sus innumerables arroyos y riachuelos. Algunas de sus cascadas alcanzan alturas de más de 30 metros, lo que supone todo un reto para hacer rappel. Pero lo mejor de todo son sus toboganes naturales, algunos de 8 metros de largos. ¡Déjate deslizar y la corriente hará el resto!

Entre los lugares que nadie se puede perder cuando visite el barranco está la cascada de la Ventera. Es sin duda, la prueba de fuego para los que se atreven a hacer rappel en la zona. Tiene una caída vertical de 30 metros y antes de proceder a bajarla suele producir vértigo a los novatos.

Una vez superado el reto del barranco se pueden visitar otros lugares cercanos como son los dos enclaves naturales más famosos del Valle del Jerte: Los Pilones y el Chorrero de la Virgen.

Los Pilones

Hacer la ruta completa hasta Los Pilones desde el principio del barranco, ida y vuelta, supone un camino de unos 6 km. Da igual la época del año en que se visite porque sus paisajes serán igualmente increíbles.

Los Pilones son una serie de pozas naturales conocidas como las marmitas gigantes. Si se visitan en verano, las pozas están llenas de gente bañándose en el agua helada.

Chorrero de la Virgen

Antes de llegar a Los Pilones, se puede tomar un desvío que lleva hasta el mirador del Chorrero de la Virgen. Las panorámicas desde allí son difíciles de igualar. El Chorrero no es otra cosa que una cascada enorme que baja desde lo alto "vistiendo" con su manto a la montaña y que ofrece a sus visitantes escenas dignas de una postal mientras se descansa en alguno de sus bancos.

Otras sorpresas naturales

Aparte de las experiencias de barranquismo que se pueden realizar o de las actividades de senderismo hasta llegar a enclaves naturales inigualables, todo el paraje está cubierto por bosques de hoja caduca y perenne. Los castaños y los cerezos suponen una fuente económica importante para los habitantes de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies