Noticias Torres de Alcanadre

Historia de una noche de pasión en Vizcaya

Me encontraba en Bilbao por motivos de trabajo. El lunes tenía que empezar a trabajar a primera hora por lo que llegué a la ciudad el domingo por la tarde. En el hotel me aburría bastante y decidí buscar escorts en Vizcaya en mi teléfono móvil. De todas las chicas que ví me quedé con una que me produjo una erección inmediata. Llamé y, por suerte, estaba disponible. En 30 minutos estaría en el paraíso.

Una experiencia inolvidable

Aproveché para ducharme y afeitarme. Preparé una luz íntima en la habitación para que la llegada de la chica estuviera a la medida de las circunstancias. Estaba ya excitado como un adolescente cuando alguien llamó a la puerta de la habitación. No me había dado tiempo a vestirme por lo que me tapé con una toalla. Abrí y me encontré con ella.

Su pelo rubio era precioso. Sus grandes ojos me sorprendieron y su belleza era incontestable. Me dio un par de besos y entró en la habitación. En cuanto dejó su bolso se quedó en un conjunto de ropa interior tan elegante como seductor. No tardó en llamarme para que me acercara a ella. Así lo hice y comenzamos a besarnos apasionadamente.

Lo mejor de todo

Sus manos recorrieron mi cuerpo y a partir de ahí tuve un cúmulo de sensaciones que todavía recuerdo claramente. Tanto por su pasión como por su entrega, la chica hizo todo lo posible para que ambos lo pasáramos muy bien. Supo amoldarse a mis requerimientos e incluso aportó variantes que me provocaron un gran placer.

Nos duchamos juntos e incluso tuvimos un buen rato para comentar qué nos había parecido lo que acababa de suceder. En ningún momento tuve la sensación de estar con una escort y sí con una mujer que disfrutaba del sexo y que tenía como único objetivo conseguir convertirnos en una pareja real durante un tiempo determinado. Tan complicada meta la alcanzó con creces desde el primer momento.

Cuando se marchó me quedé pensando en que había sido una experiencia totalmente distinta. Me había sentido como si fuera un actor porno y le agradecí su entrega y su pasión. De hecho, me recordó a las primeras veces en las que haces el amor con tu pareja. Su piel de gallina y sus orgasmos siguen siendo imágenes que tengo marcadas a fuego en mi mente. Me gusta recordarlas cada cierto tiempo.

De hecho, me ayudó a incorporar a mi repertorio sexual una serie de trucos y posturas que han sorprendido a mis parejas posteriores. Aun sigo recordando su estilo personal, su olor y la suavidad de su piel así como una profesionalidad digna de subrayar. Su calidez, su amistosa forma de ser y su naturalidad son las 3 características que más llamaron mi atención. Sin duda, me dejó con un gran sabor de boca y me demostró que era una persona de lujo y una experta conocedora de su trabajo. Solo por lo antedicho, merecía la pena dejar constancia de su dedicación en este testimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies